Palabra de Dios para ti
¿Presos o libres?
¿Presos o libres?

¿Presos o libres?

Isaías 49:8-9
“Así dijo Jehová: En tiempo aceptable te oí, y en el día de salvación te ayudé; y te guardaré, y te daré por pacto al pueblo, para que restaures la tierra, para que heredes asoladas heredades; para que digas a los presos: Salid; y a los que están en tinieblas: Mostraos. En los caminos serán apacentados, y en todas las alturas tendrán sus pastos.”


Desde el inicio de todo Satanás, el dios de este siglo ha creado estrategias, buscado maneras para seducir la humanidad con todos aquellos deseos de la carne para llevarnos a practicarlas, caer cautivos, encarcelarnos!

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” (Gálatas 5:19-21)

No es sorpresa que cada vez más personas caigan rendidos a estas cosas

“Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.” (2 Corintios 11:14)

Satanás nos hará creer que es bueno ese camino

“Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.” (Proverbios 14:12)

Satanás siempre tratando de vender la idea de lo malo como bueno

“en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” (2 Corintios 4:4)

La Palabra de Dios nos habla, no en este caso, de un encarcelamiento físico, habla de un encarcelamiento espiritual! ¿Con ganas de dejar de hacer algo que sabemos que no nos hace bien y no podemos?

Algunos ejemplos son: ¿Preso en las drogas? ¿Queriendo estar lúcido pero termino preso en el alcohol?¿Queriendo una vida estable pero siempre termina en infidelidades? ¿Queriendo tener siempre buen ánimo y termina en baja autoestima? ¿Me siento perseguido y nadie me persigue? ¿Quiero ser útil pero al final me vienen pensamientos recordándome que no sirvo para nada? ¿No se como salir de la pornografía y la lujuria? ¿Quiero hablar bien pero siempre salen palabras obscenas de mi boca? ¿No puedo perdonar? ¿Falta de dominio propio?…

Los pecados son prisiones, son cadenas para nuestro espíritu… El pecado nos aparta de Dios, separados de Dios nada podemos hacer! (Juan 15:5) Satanás lo sabe, por ello, el ladrón nos quiere encarcelar… ¿Como lo hace? Robándonos, matándonos y destruyéndonos! (Juan 10:10a)

Ejemplos de la Biblia

La Palabra registra muchos episodios de personas encarceladas, pero nos enfocaremos en 2:

1. El carcelero y su familia

“Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.” (Hechos 16:25-34)

Al principio, parece que el carcelero quería matarse porque todos los presos habían sido liberados, sin embargo, luego confiesa a Pablo y Silas “¿qué debo para ser salvo?”… Algo lo estaba atormentando, algo no lo dejaba en paz… el carcelero estaba preso espiritualmente hablando… y no solo él, sino su familia

2. La mujer samaritana

“Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla. Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad.” (Juan 4:10-18)

Al principio, parece una conversación normal, sin embargo, luego el Señor Jesús desenmascara el vacío emocional que tiene esta mujer… Tanto lo ha querido llenar que ha pasado hasta por 5 maridos… la mujer estaba presa espiritualmente hablando en soledad…




¿Cuál es nuestro caso? ¿En dónde estamos encarcelados?

Independientemente cual sea nuestro caso la Palabra de Dios nos trae noticias!
A Jesús

“… se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor. Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.” (Lucas 4:17-21)

¿Sobre nosotros? ¿Libertad? Sí! Así es!

Es necesario que sepamos que:

1. Dios envió a Jesús para que cuando creamos en su obra redentora no nos perdamos sino que tengamos vida eterna (Juan 3:16)
2.

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan 1:9)

3.

“Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.” (Juan 8:36)

4. Jesús siendo en forma de Dios, se despojó de todo y vino para deshacer las obras del diablo (Filipenses 2:11) (1 Juan 3:8)…. Y… lo venció (Hebreos 2:14)!

5. Jesús nos libertó! ¿Cómo lo hizo?

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” (Colosenses 2:13-15)

5. Jesús puede hacerlo porque todo está sujeto a Él

“la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.” (Efesios 1:20-23)

Hoy es momento de decidir… ¿Seguir presos o ser libres?

Si aún no tienes tu Biblia, te recomiendo buscar la tuya aquí
Recuerda pasar por el Cancionero

Dios te continúe bendiciendo y que sigas teniendo un excelente día en Cristo Jesús!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *