Palabra de Dios para ti
¡Que hermoso es el cielo! y solo los ángeles alaban a Dios?
¡Que hermoso es el cielo! y solo los ángeles alaban a Dios?

¡Que hermoso es el cielo! y solo los ángeles alaban a Dios?

Apocalipsis 21:10-21 DHH (ángeles)
Y en la visión que me hizo ver el Espíritu, el ángel me llevó a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de la presencia de Dios. La ciudad brillaba con el resplandor de Dios; su brillo era como el de una piedra preciosa, como un diamante, transparente como el cristal. Alrededor de la ciudad había una muralla grande y alta, que tenía doce puertas, y en cada puerta había un ángel; en las puertas estaban escritos los nombres de las doce tribus de Israel. Tres puertas daban al este, tres al norte, tres al sur y tres al oeste. La muralla de la ciudad tenía doce piedras por base, en las que estaban escritos los nombres de los doce apóstoles del Cordero.

El ángel que hablaba conmigo llevaba una caña de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla. La ciudad era cuadrada; su largo era igual a su ancho. El ángel midió con su caña la ciudad: medía doce mil estadios; su largo, su alto y su ancho eran iguales. Luego midió la muralla: medía ciento cuarenta y cuatro codos, según las medidas humanas que el ángel estaba usando. La muralla estaba hecha de diamante, y la ciudad era de oro puro, como vidrio pulido. Las piedras de la base de la muralla estaban adornadas con toda clase de piedras preciosas: la primera, con diamante; la segunda, con zafiro; la tercera, con ágata; la cuarta, con esmeralda; la quinta, con ónice; la sexta, con rubí; la séptima, con crisólito; la octava, con berilo; la novena, con topacio; la décima, con crisoprasa; la undécima, con jacinto; y la duodécima, con amatista. Las doce puertas eran doce perlas; cada puerta estaba hecha de una sola perla. Y la calle principal de la ciudad era de oro puro, como vidrio transparente.

Pensando

Leyendo el pasaje anterior es sencillo que se queden inicialmente en nuestra mente palabras como: “oro”, “diamante”, “zafiro”, “esmeralda”, “perlas”… Pero al indagar cómo son las demás piedras quedaríamos perplejos ante tanta belleza, hermosura y maravilla!
Sin embargo, queda la duda del porqué a los ángeles, esto tan admirable no les llama la atención…

3 puntos

Si queremos entender el porqué los ángeles no se fijan en esto vayamos a la Biblia para resaltar 3 puntos de Dios… Es muy posiblemente que después de leerlos tampoco nos llame la atención todos estos metales y piedras preciosas:

1. ¿Para qué los ángeles se enfocarán en algo más si Dios es más Admirable que todo lo admirable que conocemos?

Es posible que exista algo más valioso que el cristal, el oro y las piedras preciosas?

“Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche. Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.” (Apocalipsis 21:22-27)

¿Podríamos imaginar que sería de nuestra vida sin el sol?

sin embargo, Dios es tan admirable que con solo su gloria ilumina absolutamente todo!

Al instante vino sobre mí el Espíritu y vi un trono colocado en el cielo y a alguien sentado en él. El que estaba sentado fulguraba como lustroso diamante o reluciente rubí. Alrededor del trono había un arco iris brillante como la esmeralda, y veinticuatro tronos ocupados por veinticuatro ancianos vestidos de blanco y con coronas de oro. Del trono salían relámpagos, truenos y estruendos. Delante del trono ardían siete lámparas de fuego que representaban a los siete espíritus de Dios, y había un mar como de cristal reluciente. En medio y alrededor del trono había cuatro seres vivientes, llenos de ojos por detrás y por delante. El primero de aquellos seres vivientes tenía forma de león; el segundo, de toro; el tercero tenía un rostro humano, y el cuarto parecía un águila en pleno vuelo. Cada uno de ellos tenía seis alas y estaba cubierto de ojos por dentro y por fuera.

Y día y noche decían: «Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, que es y que ha de venir». Y cada vez que los seres vivientes daban gloria, honra y acción de gracias al que estaba sentado en el trono, al que vive para siempre, los veinticuatro ancianos se postraban en adoración delante del que vive eternamente y tiraban sus coronas delante del trono, al tiempo que cantaban: «Señor, eres digno de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste el universo. Lo que existe, existe porque tú quisiste crearlo».” (Apocalipsis 4:2-11 NBV)

Tan admirable es Dios que los ángeles no cesan de decirle Santo, Santo, Santo!

2. ¿Para qué perderían tiempo los ángeles enfocándose en algo diferente siendo que Dios que es el único que da vida?

La vida, lo más preciado para nosotros y Dios la tiene en abundancia y nos la brinda gratuitamente!

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” (Apocalipsis 21:5-7)




3. Toda Palabra que sale de la boca de Dios no tiene límites ni fin, pero cualquier otra cosa los ángeles saben que tiene un principio y un final

¿A cuántos nos ha pasado que quedamos horas impresionados por el discurso de un orador? Ahora, nos imaginamos toda una eternidad escuchando a Dios? Pero espera… No está lejos… Tenemos la Biblia

Tu palabra, Señor, es eterna, y permanece firme en el cielo. Tu fidelidad se extiende a cada generación, y permanece como la tierra que formaste. Tus leyes siguen siendo verdaderas hoy, porque todo está de acuerdo a tus planes. Si tus leyes no hubieran sido mi alegría, la angustia me habría matado. Jamás me olvidaré de tus mandamientos, pues con ellos me has dado vida. Tuyo soy; ¡sálvame, porque he procurado vivir de acuerdo a tus mandamientos! Aunque los malvados se oculten por el camino para matarme, yo tranquilamente meditaré en tus decretos. Aun la perfección tiene sus límites, pero tus mandamientos no tienen límites. 

¡Oh, cuánto amo tu ley! Pienso en ella todo el día. Me hace más sabio que mis enemigos, porque siempre está conmigo. Sí, tengo más entendimiento que mis maestros, porque siempre medito en tus normas. Soy más sabio que los ancianos, porque he obedecido tus mandamientos.  He rehusado seguir la senda del mal porque permaneceré obediente a tu palabra. No, no me he apartado de tus leyes, porque tu me has enseñado bien. Qué dulces son tus palabras a mi paladar; son más dulces que la miel. Por tus mandamientos tengo entendimiento; por eso aborrezco todas las formas equivocadas de vivir.” (Salmos 119:89-104 NBV)

Dios no tiene comparación con absolutamente nada! No alcanzan las palabras para describir cuán Admirable, Grande, Maravilloso, Todopoderoso, Digno, Magnífico, Excelso, Sabio, Hermoso es el Señor! Hasta el punto que de lo impresionante que es Él, los ángeles solo se limitan a decir Santo, Santo, Santo!

¿Anhelamos alabar también a Dios?

Si aún no tienes tu Biblia, te recomiendo buscar la tuya aquí
Recuerda pasar por el Cancionero

Dios te continúe bendiciendo y que sigas teniendo un excelente día en Cristo Jesús!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *