Palabra de Dios para ti
Arrepentimiento? Cuando estaremos listos? Hoy?
Arrepentimiento? Cuando estaremos listos? Hoy?

Arrepentimiento? Cuando estaremos listos? Hoy?

Jonás 3:9 NBV (Arrepentimiento)
«Quizás Dios tenga misericordia, deje de estar enojado con nosotros y nos permita seguir viviendo».»

La bendición de Abraham

Abraham, llamado comúnmente el amigo De Dios, el padre de la fe, fue un hombre que definitivamente le creyó a nuestro Señor y su recompensa fue una maravillosa bendición:

«Te convertiré en una gran nación y te bendeciré. Te haré famoso y haré que seas una bendición para otros.«

Génesis 12:2 NBV

Una gran nación, bendita y con fama para bendecir a otros!

Ahora, sabías que esa misma bendición es para ti y para mi?

«Mediante Cristo Jesús, Dios bendijo a los gentiles con la misma bendición que le prometió a Abraham, a fin de que los creyentes pudiéramos recibir por medio de la fe al Espíritu Santo prometido.«

Gálatas 3:14 TLA

Una gran nación, bendita y con fama para bendecir a otros?

Una persona, familia o nación no puede ser bendita y con fama si basa su fundamento en el egoísmo. Es por ello que sería muy contradictorio decir que el Espíritu De Dios mora en nuestras vidas cuando lo que causamos es decadencia en nuestro andar.

«En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto. Y los que somos de Jesucristo ya hemos hecho morir en su cruz nuestro egoísmo y nuestros malos deseos. Si el Espíritu ha cambiado nuestra manera de vivir, debemos obedecerlo en todo.«

Gálatas 5:22-25 TLA

Es justo aquí donde entra el plan ofrecido por parte de nuestro Señor para retractar nuestra manera egoísta de actuar: El arrepentimiento.

Detrás de los muros de Nínive

Nínive, capital del imperio Asirio, era una ciudad que gozaba absolutamente de todo lo que una civilización de su época podría necesitar: protección tras sus bastas murallas, facilidad de transportarse en tierra como por el río tigris, agricultura, educación, fiestas, juegos, comercio, alimentos e inversiones.

Al parecer, Nínive no le hacia falta nada más pero el Señor estaba a punto de exponer lo que realmente los ninivitas escondían detrás de los muros de Nínive.

«Cierto día, un hombre llamado Jonás hijo de Amitai recibió un mensaje de parte de Dios: «¡Levántate, ve a la gran ciudad de Nínive y diles que ya he visto lo malvados que son!»«

Jonás 1:1-2 TLA

La puerta al arrepentimiento siempre estará abierta para todos aquellos que estén dispuestos a bajarse del vehículo del egoísmo!

«¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad! Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra. ¡Pero ni así pueden conseguir lo que quieren! Ustedes no tienen, porque no se lo piden a Dios. Y cuando piden, lo hacen mal, porque lo único que quieren es satisfacer sus malos deseos. Ustedes no aman a Dios, ni lo obedecen. ¿Pero acaso no saben que hacerse amigo del mundo es volverse enemigo de Dios? ¡Pues así es! Si ustedes aman lo malo del mundo, se vuelven enemigos de Dios.«

Santiago 4:1-4 TLA

Arrepentimiento de Nínive

Actualmente, ante la instrucción unos solo la siguen al pie de la letra por buscar algo a cambio, otros hacen caso omiso, pero muy pocos entienden el trasfondo del asunto: Si actuó en egoísmo me destruyo, destruyo a mi familia y destruyo mi nación. Una persona, familia o nación no puede ser bendita y con fama si basa sus principios en el egoísmo. Nínive lo entendió!

«Jonás entró en la ciudad, y durante todo un día estuvo anunciando: «¡Dentro de cuarenta días Dios va a destruir esta ciudad!» Entonces toda la gente de Nínive dejó de hacer lo malo y decidió obedecer sólo a Dios. Y como querían demostrar que deseaban cambiar su manera de vivir, se pusieron ropa de tela áspera y ayunaron. Todos ellos, desde el más rico hasta el más pobre, no comieron nada ese día. Cuando el rey de Nínive supo esto, se levantó de su trono. Luego se quitó sus ropas finas, se puso ropas ásperas, y se sentó en el suelo. Todo esto lo hizo en señal de humildad ante Dios.«

Jonás 3:4-6 TLA

De inmediato el rey …

«… envió un anuncio a toda la gente de Nínive: «Ésta es una orden del rey y de sus ministros: Que nadie coma nada. Se prohíbe que la gente, las vacas y las ovejas coman o beban. Todo el mundo está obligado a ponerse ropas ásperas, y deberán cubrir los animales con mantas ásperas. »Además, les pedimos a todos ustedes que oren a Dios con todas sus fuerzas, que dejen de hacer lo malo, y que ya no se peleen ni maltraten a nadie. Si dejamos de hacer lo malo, tal vez a Dios se le pase el enojo, y no nos destruirá». Y al ver que toda la gente de Nínive dejó de hacer lo malo, Dios decidió no destruirlos.«

Jonás 3:7-10 TLA

Conclusión

Ayer fue Nínive, hoy podemos ser tu y yo quienes anhelemos dejar de hacer lo malo y procedamos a arrepentimiento para realmente ser: una bendición para nuestra familia, sociedad, nación y humanidad.

Dejamos que nuestro Señor nos concluya?

«Por eso el Señor dice: «Vuélvanse a mí por completo, mientras aun hay tiempo. Háganlo con ayuno, llanto y arrepentimiento sincero». No finjan arrepentimiento rasgándose la ropa, sino vuélvanse al Señor su Dios con un corazón lleno de arrepentimiento sincero. Porque él es un Dios amoroso y bueno, que no se enoja fácilmente. Él los ama mucho y le duele castigarlos.«

Joel 2:12-13 NBV

Qué dices?

Si aún no tienes tu Biblia, te recomiendo buscar la tuya aquí
Recuerda pasar por el Cancionero

Dios te continúe bendiciendo y que sigas teniendo un excelente día en Cristo Jesús!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *